miércoles, 22 de octubre de 2008

CEREBRO - EMOSIONES

Dirección editorial: Dra. Adriana O. DONATO
Por Daniel Goleman. The New York Times - La Nación. Traducción: María Elena Rey
Un acercamiento entre la ciencia y la antigua sabiduría arrojan datos sobre la ubicación de la felicidad en el cerebro.
Daniel Goleman, aun cuando apenas era un estudiante graduado de Psicología, se interesó por conocer hasta que punto la meditación podía servir como un antídoto contra el stress. Goleman, quien al inicio no contó con buenos resultados y poco aceptación por sus profesores, ahora después de un tiempo se siente satisfecho por los resultados recientes en cuanto la localización del mecanismo cerebral que pueda explicar la habilidad para tranquilizarse, datos que fueron posibles gracias a los aportes realizados por practicantes de la meditación.
Investigaciones actuales por parte de Richard Davidson, director del laboratorio para las neurociencias de los afectos, de la universidad de Wisconsin, demuestran que en la zona izquierda del cerebro se localiza la felicidad.
Los resultados de estas investigaciones parten de un grupo poco común, encabezado por el Dalai Lama, líder religioso y político tibetano, con la intervención de algunos de los más prestigiosos psicólogos y neurólogos de los Estados Unidos.
Davidson, descubrió por medio de las imágenes de resonancia magnética que cuando las personas se hallaban en estados depresivos entre otros, se activaba la zona de la amígdala y la corteza pre-frontal derecha, zona para la hiperdefensa característica de las personas con estrés; caso contrario se presenta con las personas que presentan estados de ánimo en relación con felicidad en las cuales se activaron las zonas pre-frontales del hemisferio izquierdo del cerebro, disminuyendo la actividad del hemisferio derecho.
Esta localización de los centros de los estados de ánimo, permiten con exactitud determinar si la persona en estudio tiende más a estar feliz o afectado depende de la ubicación de la zona activada.
Ahora, con estos datos producto de la investigación, Davidson realizó en colaboración con el doctor Jon Kabat-Zinnpara, quien enseña la meditación a sus pacientes con el fin de ayudar a manejar de modo apropiado sus síntomas; y fundador de Mindfulness-stress Reduction Clinic; ambos en la Universidad de Massachussets, se centran en aprender a monitorear las continuas sensaciones tanto en la meditación como en ejercicios de yoga. De ser así, nuevo estudio surgiría con el fin de responder la pregunta de que si: ¿podría este prodigio ser compartido por todos?
Goleman, se encuentra complacido con el resultado de estos estudios ya que demuestran lo que en un principio sospecho y a lo cual poco se le prestaba atención. Ahora, esta dedicado a estas practicas en donde actualmente ha incluido a su familia.

1 comentario:

Carlos G.P. dijo...

Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
“Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos...
Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
Su título es: “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“. En él se plantea un modelo educativo que se basa en descubrir la fuerza interior.
Hoy puede ser ciencia ficción...tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar...hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
Carlos González
P.D Mi blog es: www.ladanzadelavida12.blogspot.com
* El libro se puede descargar en mi blog