miércoles, 22 de octubre de 2008


UNA PEQUEÑA REFLEXIÓN

Al tratar este tema da la meditación budista no podría tan siquiera dejar por un lado mi propia experiencia de la cual conservo gratos recuerdos. Debo reconocer que al iniciar esta práctica no creía en su razón de ser, me era casi imposible en esos momentos pensar en la solución de la angustia y la depresión con ayuda de este método.
¡Pero es verdad! A través de la meditación se pueden alcanzar estados placenteros de paz y armonía. Confieso que tales estados son posibles de lograr y cada vez se vuelven más necesarios dentro de la vida misma. Darme por un momento la oportunidad de liberarme del mundo caótico y material, abriéndole paso a la felicidad que tanto buscaba en el lugar equivocado es la recompensa hacia un estilo de vida que por más que parezca sencillo y absurdo, es completamente lógico y complejo.
Para quienes pensamos que la angustia y la insatisfacción son producto de la falta de bienes materiales, es imposible darnos cuenta que son resultados de los apegos que formamos con lo que vamos obteniendo. Sin duda alguna duele pensar que lo que tenemos hoy mañana quizás no estará, pero es mas triste el tiempo que gastamos pensando en eso que sucederá o lo que sucedió y no en lo que esta pasando. En este punto es donde mas me he arraigado a esta forma de vida, por que sin duda alguna es como dejar pasar las experiencias sin haberlas disfrutado.
Soy conciente de que vivimos en un entorno donde es necesario la riqueza, el poder y el estatus social para sobrevivir y que por aspectos culturales no somos de los que dejaríamos el todo que tengamos por una vida con otro tipo de placeres; sin embargo es una muy buena practica que no necesita de que lleguemos a tales circunstancias, por lo que como terapia vale la pena tomar para recordar que somos seres humanos y no solo maquinas dentro de un gran engranaje.
En conclusión, las vías de la felicidad son diversas y en muchos casos no hay que llegar al cambio total para sentir algo de ella; de esta manera podemos encontrar un equilibrio entre la parte social y la personal.

No hay comentarios: